Blog

Anatomía Psico-corporal Femenina

Todos los trastornos ginecológicos son complejos porque se van formando por la influencia de las emociones, los pensamientos, la alimentación y la historia personal de cada mujer. Por eso, ampliar la mirada en su tratamiento conlleva trabajar todos los aspectos de nuestro Ser y deshacer poco a poco la memoria que los fue formando, no desde la culpa sino desde la posibilidad de crecimiento, pues los síntomas son la forma que tiene nuestro cuerpo de llamar la atención sobre aspectos de nuestra vida que necesitan ser vistos.

Conocer más sobre la anatomía y padecimientos asociados a cada zona de nuestro aparato reproductor nos permite prevenir y tomar actitudes más sanas hacia nuestro cuerpo. En este apartado citamos algunos padecimientos para los que se recomienda el uso del Huevo de Obsidiana para restablecer el flujo de energía y la salud.

 

Dibujo de vagina, útero, ovarios y trompas de Falopio.

 

* ÚTERO
Está situado en el centro inferior de la pelvis, conectado con la vagina por el cuello uterino y a la parte posterior de la vejiga. De la parte superior del útero salen las trompas de Falopio y debajo de estas están situados los ovarios.

Además de su función reproductora, el útero participa en la regulación hormonal, por lo que su extirpación no se aconseja a no ser que sea absolutamente necesario. El número de histerectomías que se practican en mujeres cada año va creciendo de forma alarmante. Esto demuestra la subvaloración del útero en nuestra sociedad. El útero es el espacio metafórico de nuestra capacidad creadora en la vida, a todos los niveles.

Endometriosis: es un trastorno en el que el tejido que recubre al útero se desarrolla en otras zonas de la pelvis. Suele ir acompañada de dolor pelviano, ciclos menstruales anormales y a veces es causa de infecundidad. Se relaciona con la controversia y la competitividad entre las necesidades emocionales de la mujer y su funcionamiento en el mundo exterior.

Miofibromas: son tumores benignos del útero. La mayoría de las mujeres que los tienen no presentan síntomas, aunque otras tienen menstruaciones muy abundantes que son causa de anemia y cansancio. Otras veces pueden oprimir un órgano produciendo síntomas molestos. Algunas autoras los relacionan con conflictos con la creatividad y con el mal uso de energía vital en trabajos, relaciones, etc.

 

* OVARIOS
Nuestra energía vital (Chi o qi) desde la visión de la Medicina Tradicional China, se aloja en los riñones, proviene de papá y mamá (heredada) y de los alimentos y elementos (adquirida). Cuando el qi del riñón se acaba, se acaba la vida.

Esta energía vital, los hombres la pierden a través de la eyaculación y las mujeres, a través de la menstruación. Una mujer que menstrúa de los 12 los 50 años aproximadamente tendrá de 300 a 500 periodos menstruales en su vida.

Cada mes, los ovarios producen un óvulo, energía creativa altamente refinada. Dentro de las técnicas Taoístas para aumentar la energía sexual femenina, está la “respiración ovárica” que aprovecha la energía que los ovarios liberan y almacenan para revitalizar los demás órganos del cuerpo, logrando un mayor estado de conciencia. Así la energía sexual ovárica se convierte en qi, energía vital.

Ovarios poliquísticos: muchas mujeres tienen este trastorno señal de un mal funcionamiento hormonal. Está relacionado con un exceso de grasa corporal. Los ovarios no producen óvulos y el cuerpo produce demasiados andrógenos y en consecuencia no se menstrúa o se menstrúa muy irregularmente. Las mujeres que no ovulan suelen sentirse tensas y nerviosas. Suprimir las menstruaciones puede ser un mecanismo inconsciente de no hacerse mujer, posiblemente porque se percibe como peligroso o porque está cargado de sentimientos negativos.

 

* VULVA Y VAGINA
Son los lugares más externos de la entrada al aparato genital femenino. La vulva comprende los labios mayores y menores. La vagina constituye un conducto hacia el cuello del útero. Es un espacio íntimo, relacionado con los límites sanos.

– Papilomavirus humano: es un virus que puede causar verrugas venéreas y en algunos casos está asociado al cáncer de cuello del útero. Un sistema inmunitario bajo está relacionado con pruebas citológicas anormales y en este caso, con fácil contagio de este virus. Hay muchos tratamientos disponibles pero la prevención es la mejor opción, manteniendo nuestro sistema inmune fuerte con buenos alimentos, pensamientos y una gran dosis de autoestima.

– Infección vaginal: el flujo vaginal varía según las diferentes fases del ciclo menstrual. Cuando el PH de la vagina se desequilibra es colonizada por diferentes tipos de bacterias. Por ejemplo la Gardnerella y los hongos viven normalmente en ella pero cuando se desequilibra algo en la zona, producen una infección. Los síntomas suelen ser ardor o picor y cambio o aumento del flujo vaginal. Podemos prevenir las infecciones evitando los irritantes químicos que se encuentran en el papel higiénico perfumado, en los tampones y compresas con desodorante así como los desodorantes vulvares. Los antibióticos alteran el equilibrio natural de la flora vaginal e intestinal, el estrés emocional y una dieta rica en productos refinados, azúcar y lácteos. Te propongo el uso de la copa menstrual, una dieta rica en alimentos crudos que oxigenen el cuerpo y buenos hábitos que mantengan el cuerpo en equilibrio.