Viaje por las emociones

Te propongo un viaje, al interior de tu cuerpo, un viaje por tus órganos y emociones.

Conecta con tu respiración y siente tu cuerpo, tu postura. Inhala y al exhalar suelta tensiones y baja a tu cuerpo, siente el peso. Visualiza como por la nariz entra el aire y te lleva a tus pulmones, entra en ese espacio, obsérvalo y permite que lleguen a tu mente memorias relacionadas con la tristeza. Solo permite que lleguen, sin juicio, siente la tristeza, la melancolía, la nostalgia y sigue respirando. Permítete estar ahí unos minutos y cierra los ojos.
De la misma forma que llamaste a la tristeza, puedes hacer que se mueva y se vaya a través de una respiración profunda. Respira las veces que sean necesarias y haz que se vaya. Sal de los pulmones.
Cuando sientas que te quedas en un estado neutro, viajas al hígado. Entra, observa y permite que lleguen experiencias relacionadas con la ira, el enfado, el enojo, el coraje. Expresa lo que necesites a través del sonido, las lágrimas, el movimiento. Respira, siente y cierra tus ojos. Muy bien, ahora haz que se mueva respirando profundamente varias veces.
Sal del hígado y viaja a tu estómago, conecta con la ansiedad, la preocupación y respira. Ya sabes el procedimiento, así que cierra tus ojos y observa. Perfecto, ahora sal de tu estómago y viaja a tus riñones, deja que lleguen a tu mente imágenes, experiencias relacionadas con el miedo, siéntelo en todo tu cuerpo y observa que hace el miedo en ti. Respira, siente. Y cuando estés lista sal de los riñones. El viaje está finalizando, ahora viaja a tu corazón y conéctate con recuerdos relacionados con la alegría y la euforia, siente y respira. Cuando estés lista déjalo ir y sal del corazón.
Visualiza como sales de este circuito de órganos y emociones a través de la exhalación y quédate un ratito observando tu cuerpo, tu respiración. Si vuelve alguna imagen o te conectas con alguna emoción, solo respira y déjala ir, es importante que no te quedes enganchada a ninguna.
Todas las experiencias que vivimos dejan una huella en la memoria del cuerpo y las emociones van haciendo una ruta de viaje por los órganos ocasionando miedos, dudas, dolores, apegos.
Generalmente cuando somos niñas pasamos de una emoción a otra sin mucho problema, pero a medida que vamos creciendo, vamos tomando las emociones de papá y mamá, reprimimos lo que no está permitido expresar en la familia y luego en la escuela, en la sociedad, etc, etc y vamos identificándonos con ciertas respuestas emocionales, hábitos y creencias que van haciendo mella en nuestro cuerpo.
Este viaje está basado en la teoría de los cinco elementos ( madera, fuego, tierra, metal y agua) propuesta por los taoístas y su relación con los órganos, vísceras y emociones.

Publicado por

MdO

Hola! Me llamo Marta, nací en Canarias, las islas afortunadas por albergar memorias africanas, hispanas, latinas…y otras tantas. Puede que de ahí surgiera mi necesidad de explorar otras tierras, lo que me llevó a estudiar Psicología en Granada, Danza Movimiento Terapia en Barcelona, Movimiento Auténtico en Argentina y Medicina tradicional en Mexico. Ahora puedo decir que el movimiento y la danza son el eje de mi vida, la raíz del trabajo que me ha traído hasta aquí. Llevo años profundizando en la psicología femenina, en la salud integral de la mujer a través del huevo de obsidiana, en los procesos creativos y el trabajo con el inconsciente, en el taoísmo, en el cuerpo, su movimiento y la emoción que nace de este. Y desarrollando estos temas en consulta, talleres y charlas.